Volver a la Constitución desde la Constitución por Mgtr. Andrea Mesa

La necesidad de conocer y describir las instituciones en Venezuela surge como respuesta al proceso de desinstitucionalización que en los últimos años se ha instaurado como práctica política. Si bien, a lo largo de nuestros doscientos años de historia poca relevancia se ha dado al Poder Público Estadal, esto se ha incrementado en los últimos veinte años a tal nivel que hoy es casi inexistente. 

Este artículo, que servirá como introducción a la sesión «Instituciones Políticas del Poder Público Estadal», es un llamado a la reflexión sobre la desinstitucionalización y desconstitucionalización del país, fenómeno que ha sido promovido desde las propias instituciones del Estado, pero que ha impactado en el comportamiento individual de los venezolanos, particularmente en aquellos ciudadanos cuyo accionar se encuentra en el ámbito del servicio público.

Es tarea de todos los venezolanos volver a la justicia, y quienes aspiramos la Democracia, debemos hacerlo desde ya. Para eso, debemos comenzar por fomentar una cultura política democrática, plural y, sobre todo, institucional.

Según Huntington las instituciones son un conjunto de normas estables, valores compartidos y procedimientos formales e informales que estructuran la toma de decisiones políticas y sociales en un país y que perduran más allá de cada gobierno de líderes individuales. Es decir, las instituciones son las vertebras que construyen y organizan a la sociedad, siendo el núcleo de la vida política de un país. 

La ENJUVE 2021 mostró que solo alrededor del 52% de los jóvenes confía en las instituciones venezolanas. Esta desconfianza pudiera deberse a dos factores: (i) el mal funcionamiento o inexistencia, (ii) el desconocimiento. Si bien el primer factor no depende de nosotros, sino del Estado y del gobierno, el segundo factor es al que atenderemos. 

“Ignorantia juris non excusat” 

La ignorancia de la ley no excluye de su cumplimiento es uno de los principios fundamentales del Derecho. Quise recordar este principio porque pasa en nuestro país que el desconocimiento de las instituciones nos aleja del ejercicio práctico de la ciudadanía, y aunque quisiéramos justificarnos en el desconocimiento, la verdad, es que no es una excusa para el cumplimiento de nuestro rol en la sociedad. 

En este sentido, debemos recordar siempre que la política es vacía si no ofrece alternativa y para aquellos que han decidido servir desde lo público, es necesario colmar su accionar con sentido, propósito y visión de país, de tal forma que una vez se acceda al poder no se corrompa el alma política, y por el contrario se fortalezca el alma institucional.

Estamos acostumbrados a demandar democracia y muchas veces solo estamos buscando la punta del iceberg del sistema democrático: votar y elegir, y la democracia no es solo eso, es un conjunto de valores y principios, es decir, es un modo de vida libre institucionalmente organizada con poder distribuido que apunta hacia una finalidad, el progreso de todos, el bien común y como tal, requiere de instituciones que la organicen y además de posibilitarla, la promuevan. Y antes, por delante, de valores que la guíen. 

La necesidad de volver a la justicia

Entonces, ¿Por qué es necesario hablar de las instituciones? Porque es necesario que quienes estén llamados a lo público y decidan convertirse en actores políticos conozcan las instituciones a través de las cuales quieran servir. Debemos volver a darle sentido de oficio a la política y para ello no podemos esperar a que ocurra un cambio político en el país, por el contrario, es un trabajo que podemos y debemos comenzar cada uno de nosotros e impulsar a otros a hacerlo, para una vez ocurra el cambio podamos construir un país menos individual y más institucional. 

Ahora, ¿Por qué es necesario hablar de las instituciones del Poder Público Estadal? Porque Venezuela es un Estado Federal. 

A pesar de que el diseño constitucional de 1999 dejó bajo el paraguas del Poder Nacional el desarrollo de los órganos e instituciones para desconcentrar el poder político y la administración del país entre las veintitrés entidades federales, tenemos instituciones propias de los Estados y que debemos rescatar. Y en el proceso de reinstitucionalización del país, el desarrollo de un Estado Federal fuerte que promueva mayor libertad de acción de los Estados debe ser un tema de gran interés, que ofrecería a los venezolanos un modelo de sociedad alternativo al que hemos estado acostumbrados. 

Volver a la Constitución desde la Constitución

En estos momentos, en el cual el país vive un proceso de desconstitucionalización, y desinstitucionalización y en el cual se han desmontado los valores, normas y principios del estado Federal, así como también el Estado de Derecho tenemos la necesidad de encontrar caminos a un sistema constitucional fuerte, no solo en lo que respecta a la constitución nacional, sino la creación de un derecho estadal fuerte que atienda a las realidades de cada estado venezolano. Actualmente son pocas las diferencias entre las constituciones estadales y el desarrollo de la legislación estadal.

Podemos volver a la Constitución desde la Constitución. Es por ello por lo que debemos apuntar al conocimiento de las instituciones políticas del Estado, para que podamos así generar una cultura constitucional e institucional que sirva como pacto entre los venezolanos para la consolidación democrática.

Referencias

Abogada por la Universidad de Carabobo, Magíster en Derecho Constitucional por la Universidad Católica Andrés Bello, ha sido funcionaria al servicio de la Asamblea Nacional donde se desempeñó como Secretaria de la Comisión para la Defensa de la Constitución, se ha dedicado a la formación política desde hace 10 años, fue Coordinadora de Formación de la Encuesta Nacional sobre la Juventud (UCAB 2021), coautora del libro Coautora del libro “Contra la representación popular: sentencias inconstitucionales del TSJ de Venezuela” y autora del libro El órgano legislativo estadal venezolano: estudio histórico y de derecho comparado, actualmente se desempeña como Coordinadora de Proyectos de la Fundación Konrad Adenauer y miembro del staff docente del Instituto de Estudios Parlamentarios Fermín Toro.

Samuel P. Huntington, Political Order in Changing Societies, con un nuevo prefacio de Francis Fukuyama, Yale University Press, New Haven, 2006, p. 12. Versión castellana de Floreal Mazía y Marta Pino Moreno (prefacio de la 2.a ed.), El orden político en las sociedades en cambio, (Barcelona: Paidós Ibérica, 2006).

Encuesta Nacional sobre la Juventud, UCAB, 2021.

51% confía en las instituciones políticas, 53% en las instituciones del Estado, 63% en las instituciones reivindicativas y de intereses específicos, y 87% en las instituciones de carácter social.

Ramón Guillermo Aveledo, La política y los valores (Caracas: ABediciones, 2022), p.191.

 6 Ibidem.

7  Andrea Mesa, El órgano legislativo estadal venezolano: estudio histórico y de derecho comparado (Caracas: ABediciones, 2023), p.106.

Este es un artículo escrito para complementar una de las ponencias de una edición de nuestro proyecto Hablan los jóvenes, las opiniones expresadas en él corresponden en su totalidad al autor que autorizó su divulgación.

Scroll to Top