«Nutriendo el futuro»: una historia de transformación y aprendizaje continuo

Hace casi siete años, si me hubieras dicho que co-fundaría una ONG que pasaría de ser un simple comedor comunitario a un centro comunitario con diez proyectos en marcha, que lograría tener generación de relevo y que no necesitaría ser el director general permanentemente, probablemente te habría dicho que era imposible. Sin embargo, esa es exactamente la historia de la comunidad de El Calvario y de «Nutriendo el Futuro». Hoy, hablando no como director general, sino como uno más entre muchos apasionados por el trabajo comunitario, quiero compartir con ustedes mis aprendizajes y ofrecer algunas recomendaciones para aquellos interesados en iniciar sus propias gestiones sociales, asegurar su continuidad en el tiempo y garantizar su éxito. 

Comprensión Profunda y Participación Comunitaria 

Desde el comienzo, «Nutriendo el Futuro» se centró en entender y atender las necesidades reales de la comunidad de El Calvario. A través de un proceso de diagnóstico participativo, no solo recogimos datos, sino que escuchamos y preguntamos a la comunidad sobre sus necesidades y opiniones en torno a nuestras ideas. Este enfoque nos permitió diseñar proyectos que generaran soluciones efectivas, evitando agravar problemas existentes; por ejemplo, inicialmente íbamos a trabajar como comedor comunitario dando almuerzo; pero la misma comunidad nos advirtió que si hacíamos eso podríamos generar mayor deserción escolar, por ende, recomendaban dar cena y poner como requisito que los niños asistieran a la escuela. Involucrar a la comunidad en cada paso del proceso no fue solo una estrategia, sino una filosofía que nos permitió construir confianza y garantizar que cada proyecto reflejara las verdaderas necesidades y deseos de los beneficiarios; adicionalmente, nos permitió desde el día uno establecer responsabilidades y manejar de manera adecuada las expectativas de la comunidad, haciendo hincapié en que el éxito o el fracaso de NEF dependía enteramente del involucramiento de la comunidad. 

Un Enfoque Integral: La Nutrición más allá de la Comida

El proyecto evolucionó rápidamente de proporcionar alimentación a integrar servicios de salud, educación y empoderamiento ciudadano. Este enfoque holístico no solo abordó las necesidades inmediatas, sino que también fortaleció la estructura comunitaria, permitiendo un impacto sostenible y de largo plazo. Las jornadas de salud, las actividades educativas y los programas de empoderamiento se convirtieron en pilares fundamentales que transformaron «Nutriendo el Futuro» en un verdadero centro comunitario. Lo que hizo que el crecimiento fuese sostenido es que los nuevos proyectos surgieron a raíz de propuestas de la misma comunidad, que ellos mismos plantearon sus responsabilidades, funcionamiento y compromisos. Es importante acotar que no todos los proyectos que intentamos implementar funcionaron, porque la realidad es que de la teoría a la práctica no siempre se traduce de la mejor manera; pero es parte del proceso y lo que permite generar buenas prácticas sostenibles para la comunidad. 

Aprendizaje Continuo: Clave del Éxito 

Una de las lecciones más importantes que aprendí fue la necesidad de adaptarse y aprender constantemente; admitir los errores, saber pedir ayuda y reconocer cuando una situación simplemente se escapaba de mis manos. Cada proyecto nos ofreció lecciones valiosas, que nos permitieron mejorar y adaptar nuestras estrategias continuamente. Estudiar los éxitos y fracasos de iniciativas similares, en nuestro caso Alimenta La Solidaridad, fue crucial para evitar repetir errores y para innovar en nuestras propuestas. Mantener una actitud de aprendizaje nos ayudó a crecer no solo como proyecto, sino también como comunidad.

Medición Rigurosa y Adaptación Estratégica 

Los que me conocen, saben que uno de mis mantras es “medición no es impacto” y aunque me encantaría decir que en NEF acertamos desde el principio, la verdad es que no fue así. Cometimos dos errores: no implementamos medición base, es decir, no establecimos un punto de partida claro, y contaminamos los datos recogidos mezclando dos poblaciones diferentes. Parte de esto fue lo que nos permitió mejorar nuestra medición de impacto y, por ende, tener mejores métricas para reportar a los donantes y demostrar nuestro éxito en las distintas áreas que operamos; lo que nos permitió monitorear la efectividad de nuestras intervenciones y realizar ajustes necesarios en tiempo real. Estas mediciones no solo validaban nuestro trabajo, sino que también nos guiaban en la toma de decisiones informadas y en la planificación futura. 

Planificación y Adaptabilidad: Preparados para Cualquier Escenario La planificación estratégica es crucial para el éxito a largo plazo. En «Nutriendo el Futuro» utilizamos un enfoque de planificación que considera múltiples escenarios posibles, desde los ideales hasta los más desafiantes. Planes de contingencia detallados permiten al proyecto anticiparse y mitigar posibles crisis, como cambios políticos, escasez de recursos o desastres naturales. Esta preparación no solo asegura la continuidad del proyecto ante adversidades, sino que también fortalece la resiliencia de la comunidad. Ahora bien, en teoría todo suena espectacular, pero la realidad es que más de una vez, sin importar cuántos escenarios planificáramos, surgía un escenario con el que no contábamos; digamos el apagón de 2019, COVID-19, entre otros; y solamente porque la comunidad se adueñó del proyecto fue que fuimos capaces de seguir funcionando. 

Conclusión: Un Modelo de Cambio Comunitario 

«Nutriendo el Futuro» se ha convertido en un ejemplo de cómo una gestión social bien ejecutada puede transformar completamente una comunidad.

Este viaje nos ha enseñado que no podemos ayudar a quien no quiere ser ayudado y que cambiar el enfoque de asistencialismo a empoderamiento no es solo posible, sino necesario. Para aquellos interesados en seguir un camino similar, mi mayor consejo es comprometerse de corazón con la comunidad, mantenerse abiertos al aprendizaje continuo y estar siempre dispuestos a adaptarse y evolucionar. Con estos principios, estoy seguro de que cualquier proyecto puede alcanzar y superar sus metas, transformando no solo comunidades, sino también a quienes participan en ellas. 

Este relato es un testimonio de que el verdadero impacto viene de entender que el proyecto es un medio, no un fin. Y como siempre decimos, en este camino de altos y bajos, lo importante no es solo alcanzar las metas, sino también aprender, adaptar y seguir creciendo juntos. La verdadera medida de nuestro éxito no está solo en los resultados que logramos, sino en cómo esos resultados transforman vidas y empoderan a las comunidades para que, a su vez, ellas mismas puedan ser agentes de su propio cambio. 

Sin embargo, el mejor consejo que puedo dar a la hora de incursionar en este tipo de proyectos es similar al que te dan en un avión cuando caen las máscaras de oxígeno: «primero te la pones tú y después ayuda a quien tienes al lado». Lo mismo aplica en este contexto; solo si estás bien y a tu 100% es que puedes ayudar a los demás. Nuestra generación ha sido experta en cargarse de cargas que no nos corresponden y en pensar que debemos siempre resolver todo por nuestros miedos, un estilo de complejo de superhéroe. Es por ello que lo primero que les recomiendo es que sepan establecer sus límites, aprendiendo a decir que no y sabiendo cuándo pedir ayuda y desconectarse para poder estar a su 100 y de esa manera seguir ayudando a quienes pueden ayudar y a quienes quieren ser ayudados.

Samuel Díaz. Licenciado en Estudios Liberales en la Universidad  Metropolitana. Fue Presidente de la Federación de Centros de Estudiantes de esta universidad durante el periodo de 2016-2017. Es Co-Fundador de Nutriendo El Futuro y es graduado del postgrado de Políticas  Públicas de la Escuela de Gobierno Blavatnik en la Universidad de Oxford.

Este es un artículo escrito para complementar una de las ponencias de una edición de nuestro proyecto Hablan los jóvenes, las opiniones expresadas en él corresponden en su totalidad al autor que autorizó su divulgación.

Scroll to Top